Alejandra es de Puerto Rico (boricua como yo), Estefi de Costa Rica y Antonio es español.  Este ha sido un junte multicultural interesante para conversar de diversos temas.  A la vez que fue una de las mejores ocasiones que he disfrutado comer chocolate con churros en casa.

Desde temprano en la mañana Alejandra y Estefi me habían pedido comer chocolate con churros.  Estuvimos todo el día en Chinchón, un pueblo madrileño que enamora.  Al regreso les propuse que vivieran la experiencia de ver cómo se prepara el chocolate  y como se come al estilo español. Les pareció super interesante ya que ambas son profesionales de la gastronomía internacional.

Yo misma preparé el chocolate.  Mi suegra me ha enseñado a prepararlo al estilo español.  Así que ya domino la técnica.

El video a continuación recoge el momento de la degustación chocolatera y churrera.  Espero sus comentarios e impresiones.

La primera vez que me ofrecieron chocolate con churros en España decidí probarlo.  Recuerdo que fue en el 2015 en un bar en el centro de Madrid y hacía mucho frío.  Cuando me lo trajeron y lo vi me pareció super extraño. Cuando lo probé me fascinó. En el Caribe y en Puerto Rico no es común el chocolate con churros. Allí tomamos en general bebidas más frescas por el tema de las altas temperaturas todo el año. Pero aquí en España la historia y el clima es otro.  Durante la época de frío es muy común tomar chocolate con churros.  El chocolate se come caliente y se prepara con leche y maicena.

 

Churros

 

Churros, porras y chocolate

El churro es frito y está hecho con harina de trigo, sal y azúcar. Tal y como se muestra en el video al inicio, el chocolate se sirve en una taza y el churro se moja dentro del chocolate. También se puede comer con una cuchara.  Es espeso y la cuchara facilita que se pueda comer mientras se va enfriando.  Luego está el churro y la porra.  El churro es mas delgado y la porra gruesa. Pero en esencia es lo mismo.

Es importante mencionar que lo mismo se comen en casa como en los bares o chocolaterías.  He presenciado momentos donde los españoles se disfrutan su chocolate con churros lo mismo en la mañana para el desayuno que en la noche antes de acostarse.  También es posible saborear este manjar luego de una noche de juerga antes de irse a la cama.

Son muy típicas las churrerías y las chocolaterías.  En las zonas turísticas y fueras de éstas se consiguen con facilidad.  Los churros pueden costar 50 céntimos cada uno, más o menos.  Esto dependerá de dónde lo compres, por supuesto.  Pero me arriesgo a darles ese precio promedio. Mi recomendación es comer ambas cosas calientes.  Se disfrutan más cuando están acabados de freír.

Cuéntanos tú qué quieres hacer en Madrid.

Contáctanos para coordinar tu experiencia local de viajeros en Madrid.

Escríbenos a  losviajesdekathy@gmail.com