Esto me lo he disfrutado. Estaba con el grupo de viajeros caminando por el famoso Paseo el Conde en Santo Domingo. De pronto nos encontramos con este grupo musical y la sangre latina se activó. Los caribeños somos fiesteros y amamos nuestra música. Es como algo que se lleva por dentro.

VIAJAR ES VIVIR…..